menu-inicio cps-comunicacion cps-produccion cps-formacion cps-social-media
menu-comunicacion cps-produccion cps-formacion cps-social-media
menu-produccion cps-comunicacion cps-formacion cps-social-media
menu-formacion cps-comunicacion cps-produccion cps-social-media
menu-social-media cps-comunicacion cps-produccion cps-formacion

nuestros clientes





     

     


ayudamos a comunicar

comunicacion

El Atardecer sin mí, la aventura de un insuficiente renal obsesionado por salvar la vida con un riñón de los donantes de la familia

elatardecersinmiEl periodista y autor, Agustín López-Raya, ha presentado su novela El Atardecer sin mí, en la Fábrica de cervezas Valle del Kahs (Madrid).

Una obra de corte autobiográfico donde el autor recrea la aventura de un insuficiente renal obsesionado por salvar la vida con un riñón de los donantes de la familia. El autor inició la escritura de la novela como terapia para sanar física y mentalmente cuando le diagnostican la insuficiencia renal crónica. “Conté para sanar y descubrí mi pasión por la narrativa” asevera López-Raya sobre el proceso creativo de esta historia en la que ha estado trabajando durante tres años.

El acto ha contado con más de un centenar de asistentes, con el apoyo de la Federación Alcer y Alcer Madrid, y han participado D. Agustín López-Raya, autor de la novela El Atardecer sin mí; D. Juan Martín Navarro, nefrólogo del Hospital Universitario del Tajo; y Dña. Olga Tenorio Vázquez, profesora de Literatura.

Tras un primer éxito en la venta de la versión digital de la novela en 25 países, el autor ha decidido dar el salto a la edición impresa por petición popular y así conseguir el beneplácito de los lectores. Durante el primer mes de esta edición en el mercado ha conseguido vender más de 500 ejemplares.

Homenaje al donante de órganos

A falta de poco más de un mes, 01 de junio de 2016, para el Día Nacional del Donante de Órganos, López-Raya ha aprovechado la presentación para homenajear a una donante de riñón y poner así en valor la importancia de la donación de órganos entre personas vivas.

La homenajeada ha sido Charo que hace unos meses donó un riñón a su primo Álvaro. Álvaro ha vuelto a la vida y Charo manifiesta sentirse feliz y confiesa que volvería hacer lo que hizo. Ella asegura que se encuetra tan bien y tan feliz que cree que es una de las mejores cosas que ha hecho en la vida: “darle uno de mis riñones a mi primo para salvarle la vida”. Por su parte López-Raya ha apuntado “escribí la novela como  homenaje a mi hermana Encarna que me dio la vida y le hice ese homenaje a mi hermana en nuestro pueblo, cómo no voy a homenajear a Charo… para mí tanto Charo como Encarna son heroínas”.